Los gatos en la edad media

Los gatos en la Edad Media.

Los gatos pasaron de ser idolatrados en el Antiguo Egipto a ser vilipendiados en la Edad Media. Los expertos afirman que si no se hubieran desvalorizado, y casi exterminado su especie, la peste negra no hubiese llevado consigo tantas vidas.
Fuera como fuese, los gatos eran despreciados. ¿A qué se debía este cambio de pasar de verles como pequeños Dioses a animales diabólicos que había que exterminar? La respuesta es sencilla: La iglesia católica. Éstos veían a los pequeños felinos como demonios reencarnados, los hijos de satán. Los gatos eran temidos y perseguidos, todo esto se debía a sus hábitos nocturnos y, además, desde el siglo XII, los gatos eran relacionados al paganismo y la brujería. Se decía que el diablo se disfrazaba de gato en sus visitas a la Tierra.
Si se poseía un gato en esta época se le acusaba de brujería, por supuestos ritos diabólicos y, si aún encima el animal era negro, la condena era segura.
En la baja Edad Media eran apreciados por los campesinos por su talento como cazadores y los conventos y monasterios los usaban para cazar roedores; en el siglo XI se les tenía cierto respeto porque acababan con los roedores que se comían los cereales y la fruta. Pero ahí se acabó su suerte. Los gatos fueron asociados a cultos infernales y por el reflejo de la luz en sus ojos, que se creía que eran las llamas del infierno. A partir de entonces estos felinos fueron asociados a la mala suerte y el mal. Se le atribuyeron poderes sobrenaturales (de ahí viene que se diga que los gatos tienen siete vidas, una de las facultades que se le arrogó). Muchos gatos se quemaron vivos en las plazas públicas y se sacrificaban en fiestas populares, condenados al igual que sus maestros los brujos y las brujas.
El Renacimiento cambió la suerte de los gatos, por ser buenos cazando roedores que devoraban las cosechas. Tuvieron que esperar hasta 1648 para que el rey Luis XIV, gran amante de los gatos, prohibiera quemar gatos en la noche de San Juan ya que calificó la tradición de bárbara y primitiva. Pero no fue hasta la revolución francesa cuando se consideró únicamente supersticiones y actos de crueldad.
. -Usos del gato en la Edad Media-
En el medievo el gato tuvo fines médicos y alimenticios, aparte de los de cazador, ya que con ellos se preparaba ungüentos y medicamentos; desde usar su médula para curar la artritis a sus excrementos para la caída de cabello y fiebre. Algunos de estos curiosos tratados de medicina precisaban incluso un color de gato específico. También se usó para comer aunque esto era mal visto (en España se comían más regularmente que en otros lugares que lo hacían por necesidad). Se usó su piel para confeccionar mantas, alfombras, cojines, etc.

image

Redactado por: Keila Mart

Anuncios

Acerca de maitemaya

Mi gran pasión es la historia y me gusta todo lo relacionada con ella. Leer, estudiar, investigar como el hombre como ser individual y como grupo se ha comportado a través de los tiempos. En cuanto a mi trabajo, desde 1989 empecé en la confección de la ropa medieval, primeramente para la fiesta de la historia de Ribadavia (Ourense) luego se ha ido extendiendo a otras ciudades y actualmente se celebran en multitud de lugares.
Esta entrada fue publicada en Cosas Con Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s